Las imágenes hablan por sí solas: una pareja de jóvenes británicos que se dirigían desde la ciudad de Manchester a la isla del archipiélago Balear de Ibiza no pudo aguantar a sus impulsos. En pleno vuelo y ante la atónita mirada de todo el pasaje empezaron a tener sexo en uno de los asientos del avión.